Nada importa, los años me han hablado claramente, y la voz de los años es la voz de Dios

Acerca de las reseñas

Yo no sé hacer reseñas de conciertos; de libros creo que no me quedan tan mal. Eso sí, mi maestro que las califica cree que soy un ser abyecto y desalmado, pero no lo soy siempre, cuando el libro es bueno a mi parecer y me gusta, ando tirando halagos y nombrameintos que ni se imaginan. Después de todo no creo que tenga en contra mia como crítico sino como persona, y ni tanto.

Creo que no puedo por que tengo que hablar por mucho tiempo acerca de alguien que no soy yo. Digan lo que quieran falsos humildes, yo soy sincero. No es por que crea que no hay cosa más importante en el mundo que yo naturalmente, sino por que no me siento con la autoridad (quizá) necesaria para hablar de ese tema, además de que sino estuviste en el concierto ni la mejor reseña te lo revive para ti. Eso no queire decir que ls reseñas sean inutiles, no, a mi me encanta leerlas. Me encata leer como alguien se emociona tanto acerca de un evento y si yo estuve ahí la emoción crece.

Hace poco leí las Memorias Póstumas de Blas Cubas. Nadie se asuste no viene una reseña sino una serie de afirmaciones.

La novela es increiblemtne entretenida, inteligente y rítmica. Eso del ritmo era un tema acerca de un reseña que haría pero ya no lo recuerdo bien; era bueno. Tiene muchos prodigios deslumbrantes, sí, de verdad uno se deslumbra cuando sabe que es Virgilia quien le dice la última palabra antes de su delirio y viaje al “más allá”; es una maravilla. Al dividir la novela en capitulos tan cortos hace posible que uno tras otro te sorprendan; una nota funeraria justo después de un capítulo fuera de orden es estremcedeor; este es otro lugar común muy justo para la novela. El final no me gusta tanto, pero creo que es a la vez muy bueno pues entrega una frustración ligera sobre un tema muy importante en la vida entera de un hombre: la paternidad. Una importante novelista brasileña, cuyo nombre no recuerdo y debería, cuando vino a l facultad dijo que era esencial y muy poco leido este hombre. En ese caso, pues leanlo inmediatamente, dejen esta porqueria de blog y comprenlo en el fondo ( o donde quieran, yo ahí lo compré por que en las otras librerias no había). Y ya, en esto pierdo mi tiempo ahora.

En el siguiente post contaré de como construyo ciudades que se bautizan con nombres de mujeres y no son del buen Kublai sino otras, virtuales e igual de misteriosas.

Advertisements

2 responses

  1. Simitrio Quezada

    Nada malo veo en ser “abyecto y desalmado”. Por el contrario, creo que ésa es la clase de críticos que nos hacen falta para hacer que nuestras obras aspiren a algo digno.

    Saludos y sigue adelante.

    August 2, 2007 at 8:51 am

  2. Lady Stardust

    La novelista brasileña d cuyo nombre muy cervantescamente no quisiste acordarte, se llama Nélida Piñón, aunq es más bien cuentista. Y sí, aprecio tu sinceridad en tus reseñas. Supongo q también sabes lo duro q es no tratar d emocionarse.

    August 3, 2007 at 4:54 pm

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s