Nada importa, los años me han hablado claramente, y la voz de los años es la voz de Dios

Everybody lies

En televisión yo no puedo encontrar un personaje, ni de lejos, que esté tan bien armado como Gregory House. Un personaje tan entrañable requiere de una suerte de factores conjuntos: la perfecta alineación de la actuación de Hugh Laurie con la “plana complejidad” de House. Este calificativo se refiere a la cantidad de niveles que admite la comprensión de House; puede ser o un doctor lleno de humor negro, un impertinente desgraciado o el mejor producto de una generación americana basada en el racionalismo y la superioridad sobre lo otros; me dirán que esto no es suficiente, pero hay más. House, educado bajo estos conceptos, escapando de otros (acaso tradicionalistas, como el “no ser grosero” entre otros) deja ver un atisbo de sinceridad única, de una auténtica valentía. Él no se ha impuesto el carácter de ser para los demás, su ego es de lo más pequeño; ha preferido dejar ir a una mujer que en realidad ha amado para no engañarla o herirla; permite que los demás tomen los roles protagónicos con tal de que se le permita hacer lo suyo, jugar su juego: salvar vidas, no por bondad o solidaridad, sino por curiosidad y juego. House como ya saben es un niño grande, como muchos. El prodigio radica en que él es un niño indispensable para otros “no niños”. Y aún así él es el más correcto y el más sincero de sus semejantes; en verdad es un niño bueno.

Muestra de su excesiva racionalidad e ideas anti tradicionalistas es su negativa de Dios, ente que en una carrera como la suya (una ciencia cuyas consecuencias inmediatamente caen sobre los más complejos sentimientos humanos) parece indispensable; House juega a luchar contra Dios, poco a poco se va dando cuenta de que perderá y acaso, en el último capítulo de la tercera temporada por fin se ha rendido; ha sido un rival digno. Al morir su espada (bastón) nos ha abierto un paso más en los caminos de Dios, de lo que no conocemos; la esperanza de saber que se puede avanzar, no importa que no lo hagamos y sólo choquemos contra nuestras cabezas.

Advertisements

2 responses

  1. Lady Stardust

    Y en verdad, Hugh Laurie es un estuche d monerías! I should marry him, but he’s already married. Damn!

    August 24, 2007 at 11:49 pm

  2. Fernando:

    He visto un par de capitulos de esta serie, es buena, no he podido analizar detenidamente al personaje central porque simplemente no puedo seguirla puntualmente, mi horario de trabajo lo impide. Y so pena de verme muy mamador, en verdad eres bueno en este tipo de reseñas, que buen post!

    PD: Veo díficil que alguien te regale una “Opera de Tokio” en tu cumple…

    August 30, 2007 at 12:49 pm

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s