Nada importa, los años me han hablado claramente, y la voz de los años es la voz de Dios

Si piensas volver, algún día… (SODA STEREO)

“Tarda en llegar y al final… Al final, hay recompensa.” La frase cubre todo lo que se vivió el 15 de noviembre del 2007 cuando Soda Stereo, por mucho la banda latinoamericana más grande de todos los tiempos, volvió a la ciudad de México, para que muchos (viejos y nuevos) los viéramos volver. Agradecidos hasta el cansancio, ellos por nuestra paciencia y nosotros por su maestría, por esa increíble marca de banda grande que no han perdido, dimos un paseo por canciones indispensables para nuestras vidas.

Fuimos un público extraño, yo diría deforme; mientras unos se ocupaban más por la cerveza (sobre todo adolescentes que iban más por “estar ahí” que por otra cosa) otros no podíamos creer que Zeta, Charly y Gustavo estaban frente a nosotros y en la mejor de las formas; el sonido era impecable.

Empezamos a jugar y sólo necesitamos ese riff de Juegos de Seducción acompañado de la increíble maquinaria luminosa para desatar una parte de la euforia. Siguieron temas de los primeros discos: Tele, telekinesis ¡Moverás tus pies! Y así, sin perder el ritmo acelerado nos regalo Imágenes Retro, por si acaso necesitábamos “un antídoto para la rigidez”. Le siguió Texturas, con ese aire a Dynamo que es tan particular; una canción densa e impecablemente ejecutada. Algunos se veían con algo de duda en sus rostros, misma que fue borrada cuando se escucho Hombre al Agua. Y la verdad, mis convidados a la meas de la reseña sentimental y mamona, ya no recuerdo bien cuales siguieron; entré al Dynamo que giraba a toda velocidad; una tras otra las canciones y los recuerdos aparecían ante nosotros con una voz envidiable de Gustavo, con el bajo de Zeta que se veía confiado en sus manos y un Charly cuyas manos no olvidaron la antigua magia.

No puedo inclinarme hacia una canción u otra; aunque yo habría cambiado En Remolinos por El Rito. De cualquier manera fue en esta arremolinada canción donde la maquinaria de pantallas mostró lo mejor que tenía; un vértigo generado por seis pantallas móviles y tres redondas y giratorias que iban de arriba abajo sobre las cabezas de los soda.

Hay un tema importante para México: Cuando Pase el Temblor. La respuesta fue increíble. La banda le dio un giro hacia reggaetón a la canción mostrando una sincronía increíble. Sin embargo me parece la ocasión no merecía una demostración de técnica sino de emoción.

La felicidad era inmensa, habíamos esperado tanto (muchos otros aún más que yo) y por fin aquí estaban como si el tiempo no les hubiera quitado nada. El miedo también era inmenso; volveríamos a nuestra vida de recuerdos; estábamos soñando con un fantasma a quien no despedimos, que no sólo se presentaba sino también nos agradecía y despedía de la mejor manera. El mismo espíritu que sabíamos sólo volvería por una noche para luego regresar a su tumba de vinilos, discos eternos, peinados raros y frases memorables. Soda Fue. ¡OLEE! ¡OLEE! OLEE! ¡SODA! ¡¡SODA!!

Escuchar:

Algún día – Soda Stereo

Advertisements

3 responses

  1. Lady Stardust

    Me voy a casar con Cerati!! T aviso!!!

    November 18, 2007 at 5:40 pm

  2. Chida reseña cuasiadulto!

    November 22, 2007 at 9:01 pm

  3. aguante soda

    soy argentino

    me gusto mucho lo q escribiste

    un beso grande

    adios

    matias

    February 22, 2008 at 1:02 pm

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s