Nada importa, los años me han hablado claramente, y la voz de los años es la voz de Dios

Ambiciones y moralejas morbidas en un mundo raro

Pienso que sería bueno empezar un diario por que cada vez canto mas y escribo menos; no quita que de pronto diga “ah pero si sería bien bueno hacer un cuento de como todos nos convertimos en adivinadores y nadie adivina nada al final por que de tanto adivinar todo deja de suceder”. Pero la verdad es que se los cambio por hacer una canción folk/llegadora/poética/de tres acordes/con muchas pequeñas melodias; de tanto intentar he venido a creer que la única razón por la que no sale eso en español es por que el español no es inglés. Me tardé mucho en llegar a esta conclusión, explicarla me llevaría toda la noche y es una de las cosas mas entretenidas que haré esta semana.

Además mi diario sería demasiado fantástico (en la acepción literaria onda borgiana) por que aún cuando mi atronadora vida social no me deja en paz, a mi me gusta hacer todo un poco más interesante: con un suicida que de repente me encuentro, tan valiente que cuando se avieta de los edificos puede voalr a la manera de Peter Pan y luego ya ni se quiere matar; una luciernaga que mide dos metros y tiene miedo de las pequeñas o como siempre, una estatua que no habla pero me dice chistes de gallegos malísimos; pero yo me río por que me gusta que hable.

Si, voy a empezar un diario:

¿Les conté de esa vez que me encontré a Pedro infante en una sala de billar? Pues estaba yo jugando, pero a decir verdad, no es lo mio lo de golpear bolas para hacerlas segui una dirección; yo lo atribuyo a  que tengo demasiada imaginación y trato de proyectar movimientos tan fantasiosos que solo me hacen pasar verguenzas; pero me divierto. Además que el billar es el juego mas geek de los jeugos varoniles; si fuera yo esos casanovas del billar mejor me ahorraba la mesa y compraba más cerveza; después de todo el objetivo es el mismo.

Entonces estaba yo ahí, esperando mi turno, viendo para todos lados, cuando se escucha en la guitarra un sol mayor de esos que traen algo de sal y limón entre cada cuerda. Mi respuesta, ya algo airada y sombreruda fue: “cuando te haaaablen de amooor yy deeiluusionees”. Si, entonces sucedió. Pedrito se paró para presentar a Pedro “Y TE OFREeEZCAN UN So0OL Y uUN CIELO EENTEROo”. Naturalmente yo seguí cantando tan pronto terminé de mojar mis pantalones. Cuando terminamos le pregunte que donde andaba José Alfredo, me dijo que no sabía, que él estaba muerto.

Advertisements

One response

  1. Lady Stardust

    OK, para q fregados quería yo publicar mi diario??? Mejor publicamos el tuyo si todas tus entradas van a estar así! Eso es literatura. El mío es cursilería 😛

    July 21, 2008 at 9:14 pm

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s