Nada importa, los años me han hablado claramente, y la voz de los años es la voz de Dios

Narciso fantástico

Hay cierto pueblo que no se permite entregarse a la lógica, a ese camino fácil; así, sus ventanas eran puertas, sus calles sólo aceras y los autos deportivos apenas trotaban sobre terracerías a 20 kilómetros por hora. ¿La gente? Bueno, es caso aparte, pero siguiendo el tema de las calles, puedo decir que poseían una inercia para no detenerse pero también un libertinaje de destino, una sinuosa claridad para caminar hacia todas partes. Si uno les pregunta, todos tienen un rumbo fijo, desde luego.

Ahí llegó Gerónimo, un oficial de gobierno, a esa vaguedad, esa nebulosidad de casas contiguas, a calles vacias y ruidosas. Caminó por cierto tiempo, que le pareció bastante corto y que también le dejó entrever que ninguna farmacia tendría un teléfono y que no encontraría ninguna oficina de télegrafos. Ninguna voz encontró la suya y ningún camino le halló un destino esa noche. La verdad es que no podía siquiera ubicar con seguridad donde se encontraba, aunque presumía que era un pueblo de su demarcacióin. No le importaba que ningún poder, de los que el representaba,  no tuviera representación alguna ahí.

Vio una luz al final de la calle, lo que figuraba ser un gimnasio vacio, pero también un hotel digno. Un hotel con cierta extrañeza pero con una calidez especial; se registró y lo primero que hizo en el cuarto fue entrar en el baño. Y lo que sucedió entonces es también una de esas situaciones sobrenaturales que ahí obedecen a una inevitable lógica; quiero decir, que el teléfono estaba en el baño y que la voz que contestó a Gerónimo era desde luego, la suya. Tristemente para él, aún poseía esa agudez un poco homosexual que a él le molestaba. No importaba. Se preguntó de lo más esencial a lo más trivial, y sus contestaciones fueron siempre elocuentes; en cierto modo se enamoró. Habló toda la noche y al otro día sólo bajo para registrarse por una noche más; naturalmente, ahí las llamadas eran gratis.

Narciso

Otro Gerónimo

Advertisements

2 responses

  1. Lady Stardust

    El problema con tu texto, aunq es muy bonito, es q lo d la voz homosexual termina dejando d ser una pista d lo q viene para terminar pareciendo chiste.

    September 15, 2008 at 4:02 pm

  2. Asi que Geronimo llego a Reynosa…

    September 20, 2008 at 8:28 pm

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s