Nada importa, los años me han hablado claramente, y la voz de los años es la voz de Dios

Palabras grandotas

Si hubiera una ventana alta entre las nubes, profunda como la noche, inmensa como las aguas que caen por el horizonte, luminosa como la última explosión de un sol, abierta como una puerta cálida; nos gustaría que hubiera una, altísima entre las estrellas, profunda como el universo, inmensa como los nombres que les ponemos a las cosas que no conocemos y así hasta que de pronto las palabras, por grandes que sean, ya no nos alcanzen y todo se vuelva pequeño de nuevo y  pensemos, como en una miniatura terrenal, en la existencia de una ventana alta entre las nubes, profunda como la noche, inmensa como las aguas que caen por el horizonte, luminosa como la última explosión de un sol y abierta como una puerta cálida.

Advertisements

2 responses

  1. Bien Don Nandito, tardas mucho en regalarnos palabras, pero vale la pena la espera… Un relato casi onirico.. Un abrazo (Pd. AUn asi te golpearé)

    July 31, 2010 at 11:17 pm

  2. Helena Torres

    Dude, que gusto volver a ver que escribes. Y como siempre, qué bueno eres.

    August 11, 2010 at 11:11 pm

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s